Septiembre sin lágrimas

Comienza un nuevo curso y en la puerta de la mayor parte de las escuelas infantiles nos encontramos con una escena que, aunque habitual y normalizada, no deja de ser terrorífica y triste para cualquiera que este sensibilizado con las necesidades infantiles. Criaturas agarradas a sus papis, llorando desesperadas ante la primera separación. Es lo normal, sí… ¿pero es necesario?, ¿inevitable?

 

Peques llorando a la vuelta del cole

 

En Mandarina garden tratamos de ver el mundo desde los ojos de los niños y ponernos siempre en su lugar. Aunque su familia les ha contado que el cole mola mucho y que es un lugar donde van a jugar y a conocer nuevos amigos, lo que se encuentran los peques es algo muy diferente:

Un lugar extraño, con una persona desconocida y montón de pequeños llorando desconsolados y todos a la vez (“esto no mola tanto como mamá y papá me han contado”) y ¡además mi familia se va y me quedo solo aquí!

¿Qué sienten las criaturas? Miedo, inseguridad, rabia, tristeza…

 

Seguridad en los peques

 

Y así es como convertimos su primera socialización en una experiencia traumática. ¿Y si nos ponemos en lugar de la familia? He visto a muchas madres llorando en la puerta del cole, preguntándose ¿estará preparado mi bebé?, ¿llorará mucho rato?

Pero… ¡Septiembre en Mandarina garden es diferente, aquí no hay lágrimas!

 

Espacio Montessori Mandarina garden

 

Nosotras apostamos por realizar un periodo de vinculación basado en la TEORIA DEL APEGO, creando una dinámica, en la que tanto familias como acompañantes, nos situemos en el respeto a las necesidades emocionales de las criaturas. Con el objetivo primordial de que vivan el proceso de socialización desde el placer, de que lo sientan como un logro, sin lágrimas ni traumas innecesarios.

En Mandarina garden los peques descubren su nuevo “cole” desde la seguridad que les aporta estar acompañados de su figura de apego tanto tiempo como lo necesiten.

Para que cuando nos digan “adiós, ya me quedo yo solito” lo hagan con una 🙂

 

Juegos Waldorf

➡️ Descubre la alternativa a los centros de educación convencionales 👶🏻

 

, , ,

Un comentario

  1. Cuando por motivos laborales tuve que decidir donde y con quién dejaría a mi peque Una de las cosas imprescindibles era Que el periodo de vinculación fuese sin lágrimas, adaptado a cada peque y acompañÁndolo hasta que esté preparado. ver a mi hijo feliz es lo más importante para mi, ver la mirada cÓmplice con silvia y los abrazos que le regala no tiene precio. Con que amor y respeto los trata, silvia eres maravillosa y sin lugar a dudas te dejo a lo más valioso de mi vida, a mi “cachorrillo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *