NAVIDAD SALUDABLE

NAVIDAD SALUDABLE, SÍ SE PUEDE !!

Para comenzar este post os daré el mejor consejo para una Navidad saludable: Olvídate de perder peso!

Piensa en las Navidades como una época de disfrutar sin cargo de conciencia ni remordimiento por la comida. Por eso, lo más sensato que puedes hacer es no plantearte un objetivo demasiado difícil, como es adelgazar, pues te frustrará no conseguirlo y será mucho peor. Por ello lo mejor es olvidarse de perder peso. Vamos a sustituir este objetivo por otro: mantener el peso, vale?

Disfrutar de una Navidad sana y saludable es posible sin perderse las deliciosas comidas navideñas ni los dulces típicos inevitables en esta época. La Navidad es sinónimo de alegría, ilusión y fiesta, y en ella los placeres gastronómicos (con su amplia variedad de recetas navideñas) juegan un papel ciertamente fundamental en esta época especial del año.

Debemos tener en cuenta esta premisa “No hay alimentos buenos o malos sino dietas sanas y equilibradas o no adecuadas” y a partir de aquí, plantearnos nuestra manera de comer este mes.

¿Cómo llevar una Navidad saludable?

Primero, el día de la comida o cena, intenta comer antes de ese momento, para que no llegues con demasiada hambre y ansiedad y quieras comerte todo lo que ves.  Es importante comer con tranquilidad, disfrutando con calma de cada plato, conversando mientras comen y ante todo, no excediéndonos en la cantidad de raciones. La recomendación en este caso sería la siguiente: come y disfruta de todo, por supuesto, pero con moderación.

En las cenas navideñas es costumbre encontrar en la mesa vino, cerveza, tragos y/o refrescos para beber. Si bien es incluso recomendable tomar por ejemplo una copa de vino, lo ideal es cambiarla por un buen vaso de agua o zumo natural hecho en casa. De esta manera evitaremos sumar a la comida el elevado contenido calórico de las bebidas alcohólicas.

¿Quién puede evitar comer turrones y esos dulces típicos de Navidad tan deliciosos? Para algunas personas es incluso hasta fundamental en estas fiestas ya que si no, la Navidad simplemente no sería la misma. Nuestra recomendación es que siempre se puede disfrutar de un buen turrón o un buen dulce típico, pero al igual que con las comidas en sí, con moderación. Podemos hacer postres ligeros o comprar turrones y cantidad de dulces sin azucares añadidos, aun así, les repito, MODERACIÓN.

Come de todo un poco pero sin excederte.

Dado que en Navidad es común la elaboración de una grandísima variedad de recetas y postres propios de estas fiestas, es obvio que no debemos perder la oportunidad de poder disfrutar de ellas, pero con moderación, lo que significa que no es lo mismo comerse una porción de turrón, por ejemplo, que excederse y comerse la mitad de la tableta. ¿La clave? Comer en pequeñas cantidades te permitirá comer de todo, y probar de todo un poco. Intenta servirte un plato pequeño, no olvides las ensaladas y sobre todo EVITA REPETIR.

Mantén una dieta equilibrada, antes y después de estas comidas.

Aunque en determinados días tengas comidas o cenas navideñas en las que tiendas a excederte un poco, los siguientes días son ideales para depurar tu organismo y continuar manteniendo una dieta equilibrada. No te olvides que comer cada día 5 raciones al día de frutas y verduras frescas es fundamental. También las infusiones y tés te ayudarán a desintoxicar y depurar tu cuerpo naturalmente. No te saltes ninguna comida. Hazlas ligeras (frutas, ensaladas, zumos) de manera que se compensen los excesos. No desayunar es un error, se debería realizar entre cuatro y cinco comidas diarias. Come despacio, masticando bien los alimentos y disfrutando de la conversación.

Mantén el ritmo saludable o al menos inténtalo.

Sigue ejercitándote, te ayudará a mantenerte en forma, quemar grasa y las calorías de más que hayas consumido en los días anteriores, y además es ideal para evitar el típico estrés navideño tan propio y característico de estas fiestas. Basta con practicar cada día al menos 30 minutos de ejercicio, aunque lo ideal es llegar a la hora. Para quemar grasas, lo recomendable es escoger un buen ejercicio aeróbico como correr, caminar o alguna clase como body pump, body kombat, spinning o pilates. Mantente activ@!!

Bebe 2 litros de agua al día fuera de las comidas e infusiones. Consume alimentos con grasa insaturada de origen vegetal: aceite de oliva, frutos secos, pescado…y toma con moderación los alimentos que llevan grasas saturadas como embutidos, quesos grasos, mantequilla… de manera que no superen el 7% del contenido calórico total. La ingesta de fibra ha de estar presente estos días comiendo pan integral, verduras, legumbres y frutas, porque ayudan a eliminar y proporcionan sensación de saciedad.

Si la cena la vas a preparar tú, te recomiendo:

Opta por una entrada más liviana: en lugar de mayonesas de aves, tablas de fiambres, quesos y embutidos, puedes hacer una variedad de bastoncitos de verduras, dips con quesos untables descremados, con el agregado de hierbas. También puedes probar con fiambres magros como el lomito horneado, jamón cocido natural o pavito. Deshazte de la piel al preparar aves; elimina la piel antes de cocinar para reducir la cantidad de grasa. Para que no quede tan seco puedes acompañarlo con alguna salsa o aderezo de quesos blancos descremados, mayonesas bajas calorías o mostaza.

Cocina a la plancha, vapor o al horno, evita siempre las frituras.

Tamaños de las porciones: si en la mesa uno mismo se sirve la comida, usa platos pequeños para no cargarlos demasiado. Cuanto más grande sea el plato, más cantidad de comida servirás en el mismo.

Pastel

Verduras, verduras y más verduras: presente como guarnición, verduras preparadas de diferentes maneras ya sean frescas en ensaladas, asadas, al vapor, o hervidas y condimentadas con aderezos bajos en grasas como vinagretas. La ventaja de este grupo de alimentos es que sacia más fácilmente debido a la fibra que posee, pero a la vez es bajo en calorías.

Modera el consumo de alcohol: las bebidas alcohólicas son extremadamente calóricas, por lo tanto, por cada vaso de alcohol que bebas alterna con otro de agua, que brinda saciedad y no aporta calorías. TIP: se puede mezclar el vino con agua mineral para reducir el consumo de alcohol.

En cuanto a los postres: un plato de frutas cortadas en láminas, brochetas o ensalada de frutas. Los helados de agua son una alternativa deliciosa con pocas calorías, así como también las mousses preparadas con claras batidas a nieve, edulcorante y puré de frutas. Procura tomar dulces que tienen una proporción considerable de frutos secos, como es el caso del turrón, con un porcentaje mínimo de un 60% de almendra. A pesar del aporte calórico, tiene un perfil lipídico saludable, ya que hay una mayor cantidad de grasas insaturadas (80-90%), las llamadas grasas buenas.

 

Cuida tu alimentación, los banquetes solo deben ocurrir dos veces, en Nochebuena y Año Nuevo, y no durante todo diciembre, pero sobre todo mantén la calma y disfruta de estas navidades sin perder o dañar el trabajo y el esfuerzo que has hecho durante todo el año para sentirte bien por dentro y por fuera. Piensa en todo esto, relájate y no olvides el equilibrio y la moderación… Y FELIZ NAVIDAD A TODOS!

, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *