Una historia sobre la lectura y la amistad

Rincon de lectura

Hace ya un tiempo Ana, una persona que es todo pasión y con la que compartí uno de los períodos más intensos de nuestras vidas (la creación y puesta en marcha del primer Mandarina), me habló de la posibilidad de escribir de forma esporádica en su blog al que, de una vez por todas, quería llenar de contenido y de vida.

Cómo sabéis, y para el que no lo sepa le informo, la que escribe estas líneas, sufrió y disfrutó a partes iguales aquel sueño que tras incontables batallas acabó viendo la luz y convirtiéndose en un espacio que pretendía ser un lugar en el que la creatividad campara a sus anchas y por lo menos, en lo que a mí se refiere, en un espacio que pusiera a los niños en contacto con muchos aprendizajes de la manera más lúdica y al mismo tiempo efectiva posible. Supongo que imaginaréis, que un proyecto empresarial tiene un backstage que no siempre te deja todo el tiempo que quieres para dedicarte a las tareas que más te motivan y enriquecen. Hay taaanto que hacer … En mi caso, pasado poco más de un año de que empezáramos a hablar de Mandarina lo dejé para dedicarme por entero a lo que me apasiona que es enseñar. Y en esas me encuentro ahora. Muy feliz estando en contacto con niños, adolescentes, universitarios, adultos y con todo aquel que haya decidido que de una vez por todas va a aprender inglés. Yo por mi parte me comprometo a que lo hagan disfrutando, siendo conscientes en todo momento de la maravilla que supone ser capaz de entender y hablar otra lengua, de las ventanas que te abre y de lo grande que se vuelve el mundo cuando lo consigues. Creedme que la sensación es de lo más agradable.

Bueno, sigo que me enrollo. Cuando Ana me propuso colaborar con su blog, lo primero y más complicado era seleccionar el tema del que iba a hablar. En un principio pensamos que sería interesante proponer una selección de libros-cuentos tanto en castellano, valenciano como en inglés que supusieran un contacto de lo más motivador entre los niños y otras lenguas que sin duda contribuirán a hacer su mundo más grande y más rico.

Ahí van unos cuantos que creo reúnen aspectos muy interesantes para por un lado entretener a los más pequeños y por otro, por qué no, a nosotros, los papis que los vamos a leer. Soy una defensora de las actividades que enriquecen a niños y padres al mismo tiempo. No siempre es posible y se consigue, pero el esfuerzo merece la pena. Compartir momentos con otros en los que uno y otro son felices es de las cosas que más une, ¿verdad?

Sala de lectura

41 cosas que solo hacen las abuelas. Ed. SM. 

¿Quién no ha tenido una abuela mágica capaz de hacer al menos 41 cosas únicas? Muy alto. ¡¡¡Qué vivan las yayas!!!

Además está demostrado científicamente que los niños que crecen en contacto con sus abuelos son más felices.

 

De compras con hadas. Ed. Serres.

Para mí lo mejor de este libro son sin duda sus ilustraciones. Mágica estética vintage que te traslada a un mundo fascinante donde reconozco que me encanta que me lleven.

 

Yo siempre te querré. Ed. Juventud.

 Es la historia de una profunda amistad entre un niño y su perro y habla sobre todo de la importancia de expresar los sentimientos.

Un libro maravilloso que demuestra que todo es posible en el mundo de la fantasía. No abundan los libros de ilustraciones  japoneses reeditados en España y además éste contribuye más si cabe a  convertir el baño en algo divertido.

 

Paula en Nueva York. Ed. SM

La curiosa visión de una pequeñaja de la ciudad de los rascacielos. Buena idea si planeáis un viaje  o si ya habéis tenido la suerte de estar allí.

 

Mum. Ed. Kalandraka.

Mucho colorido y poesía para este acercamiento tan bello a la maternidad que propone Kalandraka. En inglés.

 

A libros como éstos y a muchísimos otros se puede acceder evidentemente comprándolos. En esta ciudad hay, no tantas como me gustaría, pero si algunas librerías donde poder encontrar muchos de los títulos propuestos. Si con alguno hubiera algún problema, en Internet está TODO. Pero también es una gran idea por múltiples razones acudir a una de las bibliotecas públicas de nuestro municipio y alrededores. Todas las que conozco han creados espacios de lo más acogedor para los niños donde pasar una tarde de verano, otoño, invierno o primavera es de lo más apetecible. Entre los beneficios que aporta el uso de estos espacios públicos está el desarrollo de su autonomía, el estímulo que supone para  tomar decisiones al tener que elegir entre un título u otro, que les presenta la idea de lo colectivo, aquello que es de todos y que hay que cuidar para que así podamos disfrutarlo todos.

Bueno, ha sido muy agradable sentarme aquí un ratito con todos vosotros pero la chica de los rizos, me reclama así que hasta muy prontito que nos volvamos a ver por aquí. Feliz día a todos!

, , , , , , ,

Un comentario

  1. Muy interesante! Tomo nota! Contenta de volverte a saludar por Mandarina.
    Besos guapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *