Mamás en vinculación

Seguridad en los peques

En Mandarina garden pensamos que el periodo de vinculación es un pilar muy importante de la Mañanas Montessori. Hasta ahora os hemos ido contando los beneficios de que las primeras experiencias de socialización del bebé se vivan desde la seguridad que le aporta estar en compañía de su figura de apego. En este post puedes ampliar info sobre la importancia del periodo de vinculación.

¿A cuántas de nosotras no se nos ha escapado la lagrimilla pensando en dejar a nuestro bebé en la guardería? Es un proceso en el que miles de dudas nos asaltan: ¿Estará bien? ¿Se sentirá solito? ¿Habrá comido? ¿Le dije a la educadora que yo le cambio el pañal de pie? ¿Habrá llorado?

Es por eso que el periodo de vinculación es sano para el bebé, pero también para la madre, que tiene la oportunidad de ver a su bebé en acción y de conocer en profundidad a la persona que le va a cuidar.

Esto opinan las familias que han vivido el periodo de vinculación:

Cristina, madre de Ian (2 años)

«Durante el periodo de vinculación simplemente me he dejado llevar por mi peque, si necesitaba que me quedase a su lado o si quería “teti“ antes de que me marchase o si un día necesitaba que me quedase un poquito más con él. No lo he visto llorar, por eso para mi el periodo de vinculación es fundamental para crear confianza en un entorno nuevo y por supuesto con su acompañante».

Mabel, madre de Bruno (18 meses)

«Para mi el periodo de vinculación fue muy importante y me encantó cómo lo pudimos realizar, sin presiones de tiempos ni nada. Eso creó una seguridad muy importante en Bruno: cuando lo tuvimos que dejar por primera vez no le resultó nada traumático y disfrutó con sus amigos».

Diana, madre de Juliana (3 años)

«El periodo de vinculación fue esencial para nuestra familia. Fue muy importante respetar el proceso y las necesidades de nuestra hija Juliana. Le hemos podido demostrar día a día que papá y mamá estaban cerca, que volveríamos cuando nos necesitara y que podía libremente explorar este nuevo espacio fuera de su hogar. Poco a poco vimos como Juliana se abría tranquilamente a compartir con sus nuevos amiguitos y con su acompañante. Fue una transición muy pacífica. ¡Todo lo que deseábamos!»

Mónica, madre de Nico (20 meses)

«Está claro que para Nico fue muy importante, le dio la confianza, el conocimiento y la seguridad de que podía confiar tanto en mi como en su acompañante. Casi tan importante como lo fue para él, también lo fue para mi, n hay que olvidar que somos nosotras las que dejamos a lo más valioso que tenemos en manos de personas que casi no conocemos… así que me ayudo muchísimo conocer el lugar, ver como su acompañante trabajaba y todo el amor que le daba a mi bebé… creo que me evitó muchas lágrimas a mi».

Cristina, madre de Iris (2 años)

«Para Iris y para mi fue muy especial, aprendimos mucho juntas de cómo gestionar nuestras emociones y ganar seguridad en la socialización con los demás niños y su acompañante. Todo ello fue posible gracias al trabajo en conjunto y el respeto de la profe hacia los niños y sus mamás. Una experiencia muy positiva que todo niño debería vivir con su mamá y papá».

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *