Consejos para que los niños vuelvan a la rutina con facilidad

Igual que para los adultos, para los peques de la casa las vacaciones de verano son sinónimo de relajarse, ir a la playa, comer a deshoras, acostarse tarde y dedicar los días solo a descansar y a disfrutar. Pero claro, las vacaciones no duran toda la vida. Ahora que septiembre ya está aquí, también ha llegado el momento de volver a la rutina

Eso significa que a partir de ahora hay que encender el despertador y que la mochila de los libros vuelve para sustituir a la bolsa de la piscina… lo que puede ocasionar que aparezca el conocido ‘síndrome postvacacional’ (sí, los niños también lo sufren). Aquí es cuando surge la pregunta del millón: ¿qué podemos hacer para que los peques asimilen mejor la vuelta al cole? 

Además de acompañarlos en el proceso e incluir un pequeño periodo de adaptación, conviene tener en cuenta unos sencillos consejos muy útiles para que los niños afronten el regreso a la rutina más fácilmente. 

5 consejos para que los niños vuelvan a la rutina sin traumas

En Mandarina garden intentamos ponernos siempre en el lugar de los niños y ver el mundo desde su perspectiva. Por eso, creemos que antes de volver a la normalidad, es importante ponernos manos a la obra para evitar que los niños se sientan tristes o desmotivados por volver al cole después de las vacaciones. Pero, ¿qué podemos hacer?

1. Empezar a cambiar los horarios poco a poco

¡El truco de los trucos! Antes de volver al cole hay que ir preparando a los peques poco a poco para retomar su rutina del curso. De esta forma, ellos van tomando conciencia de que las vacaciones se van terminando. Lo ideal es empezar una o dos semanas antes de comenzar las clases e ir introduciendo pequeños cambios de manera natural: adelantar la hora de ir a la cama, volver a hacer las comidas a una hora fija o limitar el tiempo de la siesta puede ayudar. Así, el primer madrugón y el primer día de cole serán menos duros.

2. Contagiarlos de actitud positiva

Aunque volver al trabajo tampoco te apetezca demasiado, es fundamental que los niños te vean motivado con la idea de volver a la rutina. Los peques absorben rápidamente la información e imitan lo que ven a su alrededor, por eso, tu ejemplo es clave en este proceso de adaptación. Transmíteles ilusión por la vuelta, emoción por lo que van a aprender y recuérdales que en el cole podrán divertirse también. 

3. Involucrarlos en los preparativos

Deja que los niños participen de los preparativos de la vuelta a la rutina. Llevarles contigo a comprar el material escolar, permitirles elegir sus cuadernos o enseñarles los libros nuevos que van a utilizar será para ellos un proceso divertido y estimulante que puede ayudarles a mentalizarse.

4. Motivarlos a hacer actividades productivas

No hace falta que se sienten a hacer ejercicios de matemáticas, pero incitarlos a hacer actividades de provecho unos días antes de empezar el nuevo curso es muy recomendable. Pueden ser cosas tan sencillas como leer un rato, dibujar o apuntarlos a un taller molón de los que organizamos en Mandarina para cocinar, hacer yoga o aprender de robótica.

5. Convertir la vuelta a la rutina en una aventura

A los niños les encanta descubrir y probar cosas nuevas… pero se llevan muy mal con los cambios bruscos. Por eso, hacer que la vuelta a la rutina sea una aventura divertida es un recurso genial. Una forma de hacerlo es probar actividades extraescolares que a los peques les haga ilusión realizar (natación, teatro, danza…) o apuntarlos a campamentos urbanos como el campamento pre vuelta al cole de Mandarina para que pasen sus últimos días de vacaciones haciendo talleres y actividades chulas. 

¡Volverán al cole con una sonrisa :-)! 

Entrada relacionada: Septiembre sin lágrimas

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *