Todos los niños nacen artistas

Arte en Mandarina garden

“Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer”. Esta frase de Picasso, quien ya sabía de los clichés y los modelos estandarizados que proliferan por todas partes y que intentan ceñirnos desde temprana edad a una única forma de hacer, sentir y pensar, pone de manifiesto el hecho de que, desgraciadamente, esto sucede también en el que se supone es uno de los medios más apropiados para la libertad de expresión de la subjetividad de los seres humanos: el arte. Y, aunque cierto es que como seres -no aislados-, no podemos evitar que esta realidad se siga dando en nuestra sociedad, sí está en nuestras manos -como adultos conscientes y responsables-, el transmitir a las generaciones más jóvenes nuestra confianza en sus potencialidades, proporcionando y poniendo a su alcance las herramientas necesarias que permitan el acceso y el desarrollo de las mismas.

Arte en Mandarina garden

A sabiendas de que la creatividad es una de las cualidades más importantes para la constitución de personas psicológicamente sanas, autónomas y autorealizadas, nos parece de vital importancia fomentar y velar para que esta facultad, inherente a nuestra naturaleza humana, germine en toda su plenitud. Se conoce además, que el ejercicio de la aptitud creativa desde la infancia permite que se vaya construyendo en los niños y niñas una base sólida sobre la cual crecer, manteniendo intactas la curiosidad y la capacidad de reflexión, con la tranquilidad que da saber que existe la posibilidad de cuestionar y cuestionarse, de plantearse dudas, de pensar por sí mismos/as, e incluso de equivocarse y de rectificar.

En este sentido, el arte, al ser un medio accesible y cercano al juego -lenguaje a través del cual el niño/a se desenvuelve y aprende de manera natural-, nos permite trabajar con facilidad todas las cuestiones de las que venimos hablando. Podríamos decir que, tanto el arte como el juego son una especie de ensayo para la vida, un “como sí” en cuyo proceso se van descubriendo e integrando, desde la práctica, aspectos del entorno e incluso de uno/a mismo/a.

Arte en Mandarina garden

La experimentación a partir de los materiales y procedimientos del arte, el manejo de sus herramientas, las diferentes técnicas, los tiempos que necesita para que se den sus procesos, etc., proporcionan un medio idóneo para la gradual consecución de habilidades y la adquisición de conocimientos útiles para la vida.

Arte en Mandarina garden

Con todo, y con el convencimiento de que todos los niños y niñas son creadores y creadoras en potencia, ofrecemos un espacio integrador de las artes lejos del modelo que impone pautas cerradas de elaboración y ejecución, tales como: calcar plantillas, colorear fotocopias, reproducir prototipos, etc., pues observamos que en estos métodos -con los que estamos en total desacuerdo-, prima el resultado sobre el proceso, y donde ese acabado ha de ser necesariamente estético, premiando el parecido de la pieza con el original y nunca la resolución particular y la expresión subjetiva; lo que reduce al mínimo cualquier posiblidad, por tanto, de diferenciarse, de autodefinirse o de salirse de la raya.

Por el contrario, desde el planteamiento que proponemos, el interés se centra en el proceso de creación y todo lo que va acontenciendo durante el mismo (procedimientos, descubrimientos, pensamientos, emociones,…), teniendo como objetivo principal el despliegue y desarrollo de esa facultad innata de la que venimos hablando: la creatividad, y que como hemos visto implica y activa otras muchas capacidades, tales como: la puesta en marcha de los recursos personales, la tolerancia a la frustración, la toma de decisiones, etc.

Arte en Mandarina garden

Y para comenzar, hemos decidido hacerlo indagando en la obra de un relevante artista: Friedensreich Hundertwasser, quien se convirtió en pintor, arquitecto, dibujante de sellos, diseñador de ropa, gorras, zapatos y banderas, escritor de manifiestos,… y fue tan polifacético como lo puede ser un niño o una niña. La elección de este artista se debe a que su obra -colorida, llenas de formas sencillas y orgánicas que se repiten y de líneas curvas-, es un ejemplo cercano al trazo y, por lo general, a la representación en edades tempranas; no como patrón a seguir, sino como inspiración y apertura a posibilidades.

Confiamos en que aportar información acerca de diversos artistas es aproximar a los niños y niñas a una realidad de nuestro mundo: la diversidad, y cuanto antes comiencen a entender y aceptar que existen tantos puntos de vista y formas de hacer como personas, tanto antes será beneficioso para sus vidas.

arte-mandarina-garden-6

La obra de Friedensreich Hundertwasser, como la del resto de reconocidos y reconocidas artistas, no está vacía, no es méramente decorativa, sino que ofrece además una filosofía acerca de las estructuras que nos contienen, “las pieles” que nos protegen a todos los seres y que entendemos es de especial interés compartir con vosotros y vosotras y con vuestros hijos e hijas. Según el artista, las personas poseemos 5 pieles, que van desde dentro hacia afuera, desde lo más profundo e interno del ser hasta lo más externo.

 

– Primera piel para Hunderwasser: la epidermis. Órgano más grande, resistente y flexible de nuestro cuerpo, que protege, envuelve y sostiene nuestro interior; y que a la vez que transfiere a nuestro organismo una valiosa información del exterior a través de sus muchas terminaciones nerviosas,  nos permirte sentir las caricias y besos de los demás.

– Segunda piel: la ropa. Creada por la mano humana para protegernos de las agresiones del clima y de otros sucesos externos.

– Tercera piel: la casa. Construída también por el hombre y la mujer, nos alberga y da cobijo.

– Cuarta piel: la sociedad. Las personas que nos rodean: la familia, los amigos, los profesores, la comunidad en que vivimos y, en general, todas aquellas personas que son fundamentales para nosotros y nosotras y que posibilitan que seamos quienes somos.

– Quinta piel: el planeta. La vida en sí, la naturaleza, el aire que respiramos, el agua que bebemos y nos depura por dentro y por fuera. Una oportunidad para concienciar sobre la necesidad de respetar y cuidar nuestro entorno.

arte-mandarina-garden-7

Transferir todos estos pensamientos a los niños y a las niñas, supone al arte no sólo como un transmisor de técnicas, materiales y procedimientos, sino también como una vía de conocimiento que, de manera holística y transversal, les ofrece continuamente la posibilidad de crecer y de enriquecerse pensando, reflexionando, sintiendo y opinando desde y para sus propias experiencias cotidianas.

Marina Martínez Contreras.

 

Cuando uno esta soñando solo, es sólo un sueño. Cuando muchos sueñan juntos, es el principio de una nueva realidad”. Friedensreich Hundertwasser.

 

Con una filosofía y metodología comunes, vuestros hijos e hijas podrán disfrutar del workshop: “Masterclass de Arte” en los dos centros y en dos horarios distintos:

  • Jueves, de 17:30 a 18:30 en Mandarina Garden Beach (Playa San Juan Alicante)

Imparte: María Laura Otero Pintado, Licenciada en Bellas Artes y Máster en Arteterapia.

  • Martes, de 18:00 a 19:00 en Mandarina Garden (Centro de Alicante)

Imparte: Marina Martínez Contreras, Licenciada en Bellas Artes y Máster en Arteterapia.

 

Estas imágenes han sido tomadas en los talleres de ambos centros durante el desarrollo de la actividad titulada: “Nuestras 5 pieles”, inspirada en el trabajo del artista austriaco Friedensreich Hundertwasser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *