ENTREVISTA A LAURA MONJE DE “MIS TRUCOS PARA EDUCAR”

ordenyconcierto-1

Este mes es inevitable que nuestra atención se centre en la temática estrella de la temporada que es la vuelta al cole. El final de las vacaciones (que siempre suele ser antes para los padres que para los hijos, a diferencia de lo que sucede en muchos países de Europa) marca el principio de la lucha para conseguir que nuestros ya “asalvajados hijos” vuelvan a las rutinas y horarios civilizadores. En otras ocaciones he hablado de que me gusta hacerlo con calma y con tiempo, pero esto no siempre es posible y mucha gente no puede permitírselo, así que necesitamos echar mano de todos aquello consejos y trucos que nos ayuden en esta tarea para que nuestras casas convertidas en campamentos de verano vuelvan a ser un “hogar”.

 

ordenyconcierto-4

Para ello además de contar con lugares como Mandarina Garden (www.mandarinagarden.es) en el que podamos compaginar ese tiempo de desfase entre la vuelta al colé y el fin de nuestras vacaciones, he querido hablar con Laura Monje del blog “Mis trucos para educar” (www.mistrucosparaeducar.com), ella es farmacéutica de profesión y docente, a ello se une su experiencia como madre de 5 hijos, lo que le ha llevado a desarrollar otras inquietudes relacionadas con la educación y el desarrollo de los niños y que desde haca más de 4 años comparte en su blog. Además todo este aprendizaje lo ha aglutinado en un curso llamado “Educar sin gritos” y en varias herramientas de trabajo de las que hablaremos en la entrevista.

P: Laura ¿en qué momento empezaste a trabajar con tus hijos el tema del orden personal de cada uno o de las cosas de la casa que a ellos más directamente les afectan?
L: El momento adecuado viene cuando la familia y el niño lo necesiten. Desde muy pequeños, dos y tres años, se puede empezar a trabajar con ellos valores como el del orden de forma muy sencilla como por ejemplo, dejado las zapatillas al lado de la cama antes de acostarse, colocando la mochila del colegio en su sitio al llegar a casa, echando la ropa sucia al cubo correspondiente,… La verdad es que es algo que les encanta. Ellos no lo ven como una carga tal y como podríamos verlo nosotros, para ellos es una oportunidad para aprender cosas nuevas y crecer. Después, poco a poco, se pueden ir introduciendo resto de rutinas personales más complejas, como las de hacer la cama, dejar el pijama en su sitio, vestirse, lavarse los dientes,… De modo que hacia los seis años y siempre dependiendo del niño, pueden conocer lo que se espera de ellos, saben hacerlo y lo hacen.

ordenyconcierto-5

P: quizás el problema lo creamos nosotros al transmitírselo de una forma no adecuada? Recientemente he tenido una experiencia con mi hijo de 3 años en este sentido, probé a decirle en forma de orden que subiese a recoger la ropa y su respuesta fue negativa, así que lo intente de otra manera diciendo si quería subir a jugar conmigo a recoger la ropa, y su respuesta fue rápida y jovial: si!!
L: No me sorprende! Últimamente nos estamos dando cuenta del valor del juego en el aprendizaje de niños y mayores. De hecho, no es raro escuchar que cuando los niños aprenden una segunda lengua jugando, es cuando realmente la interiorizan,… Sin embargo, por alguna extraña razón, seguimos empeñados en enseñar hábitos y rutinas de forma tediosa e incluso desde el enfado,…Muchas veces, encuentro padres que me aseguran, que con el estrés de vida que llevan, no están para muchos juegos,… Sin embargo, el sermón es mucho más aburrido,… y agotador!! En estos años, no sé el número de juegos que he inventado ya para mis hijos. Les encanta y son ellos los que me piden que prepare más. Hace poco, les propuse planificar uno juntos y salió una idea preciosa que tengo todavía por compartir,…

P: Yo no he utilizado nunca recursos tipo pictogramas o juegos ya hechos para implicarles en las rutinas,pero sé que tú sí y me gustaría que me hablases de los productos que comercializas en tu web y que tienen relación con este tema.
L: En estos momentos, tengo editados tres de estos juegos, que me encantan y que son muy versátiles: “Aprendo volando” es un mural muy sencillo para los más pequeños, por el que van avanzando con un helicóptero por las nubes hasta llegar al sol. Tengo mucho cariño a este juego, porque fue uno de los dos primeros que preparé a mis hijos hace ya 10 años y desde entonces, lo he utilizado infinidad de veces.
“Lectura con estrellas” se llama así porque la primera vez que lo hice, lo utilicé para animarles a mis hijos a la lectura diaria en pleno descontrol estival. Para ello, coloqué una cartulina negra grande para cada uno y recorté una luna. Cada día que leían el tiempo que habíamos estipulado, recortábamos y pegábamos una estrella. Llenar el cielo de estrellas, era una gran recompensa para aquellos días en los que su velocidad lectora, les impedía disfrutar de la lectura en sí.
Hace un par de años, edité también este juego que volví a utilizar en muchas ocasiones más con múltiples usos. El juego contiene un vinilo negro receptor de imanes y varios imanes: una luna, varias estrellas y un cohete.
Por último, te comento el juego que más me está ayudando ahora en casa con los cuatro mayores. Se llama “organizo mis rutinas” y consiste en un par de vinilos y muchos imanes con los que los niños se pueden organizar sus rutinas de antes y de después de ir al colegio. Es un juego genial, no sólo porque evita que tengamos que ir detrás de ellos repitiendo cada rato las cosas que tienen que hacer, sino porque ellos empiezan a vivir y ser conscientes de su autonomía, libertad y responsabilidad.

Orden y Concierto

P: algo que si que hago en casa y que está relacionado con el orden y la disposición de los utensilios es adaptar a sus estaturas y accesibilidad las cosas que ellos utilizan, por ejemplo he colocado al lado del bidé del baño un bote con sus cepillos de dientes y la pasta, o he puesto los cubiertos y platos que ellos utilizan en una estantería a la que pueden acceder fácilmente…
L: Cierto es que como dices para que los niños puedan realizar sus tareas, muchas veces los padres tendremos que adaptar algunos espacios de nuestras casas como los armarios, dejando la ropa en lugares accesibles, la zona de juegos, etiquetando las cajas de los juguetes o el baño reinventando al olvidado bidé y dándole un nuevo uso de lavabo mini. Nosotros lo tenemos con espejo incluido y es una de las cosas más útiles que hemos hecho,…
P: ay mira pues esto lo voy a hacer también!…

ordenyconcierto-2

P: por ultimo varias veces he comentado que me he dado cuenta que a menudo consigo más de ellos por imitación que por atender a mis requerimientos o imposiciones, seguro que a este respecto puedes aportar una visión más enriquecedora de este planteamiento teniendo en cuenta tu curso de “Educar sin gritos”. Háblame un poco de él en relación a este tema en concreto.
L: Por un lado, tal y como dices, el ejemplo es algo fundamental para que nuestros hijos aprendan, sin olvidar que por desgracia esto sirve para lo bueno y para lo malo,… Por eso, genial, “si tú lees, ellos leen”,… pero no olvidemos que “si gritamos, ellos gritarán”. Resulta algo cómico escribirlo y leerlo, pero no es raro encontrar padres y madres, pidiendo a gritos a sus hijos, que no griten,…También creo muy importante que nuestros hijos sepan lo que se espera de ellos de antemano. La ajetreada vida que llevamos, no nos deja demasiado tiempo y muchas veces olvidamos dedicar un tiempo sereno, para hablar con nuestros niños acerca de cuál va a ser el lugar de la ropa del colegio a partir de ahora, qué encargo quiere elegir entre los que necesitamos en casa o cómo tiene que usar la agenda escolar. En lugar de ello, muchas veces corregimos y nos enfadamos,… Y nuestros hijos, cuando nos enfadamos adoptan un “modo defensa”, haciendo muchas veces lo que les pedimos en ese momento, pero en un estado que no les permite aprender en la mayoría de los casos. Por eso, es importante entender un conflicto como una oportunidad, paramos a pensar en lo que necesitan nuestros hijos en un momento dado, preparar un plan de acción, hablarlo con ellos y trabajarlo, para conseguir alcanzar objetivos y plantear nuevos retos, disfrutando de una paternidad y una maternidad mucho más dulce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *